APÉNDICE B

Descargar el pdf aquí
 Índice aquí 




DEFINICIONES ADICIONALES DE LA FIGURA B (CUADRANTE ENERGÉTICO)

La Figura B es un diagrama complejo que requiere de una descripción detallada, la cual es ofrecida en esta sección. Considera este diagrama como un cuadrante energético dividido por dos ejes. El eje vertical (y) es el eje de las emociones dinámicas, y el eje horizontal (x) es el eje de las emociones estables.

Si tienes, por ejemplo, frecuentes estados de ánimo oscilantes, cambiando de cólera a amor o de tristeza a alegría, vas montado en la “serpiente” del eje vertical. El eje de serpiente es nombrado acertadamente, ya que aquéllos que se trasladan de aquí para allá entre los polos del negativo viral y el positivo viral al brincar de lado a lado, rara vez están disfrutando de paz o satisfacción. Es bastante más fácil moverse entre el cuadrante uno y dos, o incluso entre los cuadrantes tres y cuatro, que moverse del uno al tres o del cuatro al dos. Lo más difícil es trasladarse entre los cuadrantes cuatro al uno, debido a que son tan incompatibles que hacen el cambio físicamente doloroso.


El movimiento que cada uno de nosotros toma al otro lado de un cuadrante energético puede ser aleatorio-reactivo, o determinado-fortalecedor. Por ejemplo, digamos que estás esperando en la fila en la tienda de comestibles y la persona delante de ti empieza a discutir con el encargado acerca del costo de varios artículos, y no puedes evitar notar que la fila de clientes atrás de ti está creciendo. Tú tienes la opción de montarte en la serpiente lanzando miradas intermitentes de ira al cliente delante de ti, mientras expresas tu desaprobación con tu lenguaje corporal. O puedes tomar una profunda respiración, aspirando la luz de las virtudes de tu corazón, seleccionando aquélla que intuitivamente sientas que es la más pertinente para la situación (quizá entendimiento > perdón), y a continuación soltarlas hacia el evento sin condición o juicio.

Al montarte en la serpiente tenderás a operar en el modo aleatorio-reactivo. Cuando operas en los campos más estables del Negativo Viral o del Positivo Viral, tiendes a expresar una perspectiva determinada-fortalecedora en cada momento de tu vida. Desgraciadamente, en el caso de la persona Negativa Viral, el resultado es represivo hacia la familia humana, lo cual me conduce a un punto importante: a diferencia de la mayor parte de la psicología que define los comportamientos negativos con palabras como lujuria, cólera u obsesión, el estado Negativo viral se define simplemente como represivo del espíritu humano.

La mayoría de la gente monta la serpiente, inconsciente de que hay gente que a propósito conspira para reprimir el espíritu humano, tratando de mantenernos separados entre nosotros y de que vivamos vidas incumplidas relativas a nuestro propósito espiritual. Ellos son los que viven en el Estado Menos Deseado, operando con una mentalidad determinada-fortalecedora, enfocados, al menos parcialmente, en la represión del espíritu humano. Sin duda, la ironía es que la inmensa mayoría de quienes operan en el Estado Menos Deseado identificaría su misión como salvadores de la humanidad, o que la protegen de sí misma. Todo esto es parte de la adivinanza de definiciones.

La persona Positiva Viral, al vivir en el Estado Más Deseado, es determinada-fortalecedora en el contexto de que exuda un campo liberador o es una persona que fortalece a los demás para activar y expresar su propósito espiritual. No hay sentido de represión o reacción aleatoria, es un enfoque claro y coherente en ayudar a los demás a vivir desde sus corazones y a expresar sus virtudes.

Este cuadrante energético es una forma de estudiar el terreno emocional en el cual expresamos nuestro ser energético. Es a través de este portal que nuestro aporte energético del Campo Energético Individual Humano (CEHI) es recibido dentro del Campo Energético Colectivo Humano (CECH), y nuestra huella energética es fusionada al colectivo de la energía humana.

Si observas el cuadrante energético como nuestro portal hacia el CECH, entonces es más que obvio que tenemos una responsabilidad para establecer nuestra posición prevaleciente en el cuadrante 1. Nótese que decimos posición prevaleciente, no absoluta. Todos cruzarán las líneas de un cuadrante al otro. Es nuestro estado natural y deseable cruzar los límites y experimentar diferentes puntos del cuadrante. Sin embargo, podemos elegir qué puntos se convertirán en nuestras posiciones prevalecientes o estables, desde las cuales nosotros extraemos nuestra identidad y percepciones del mundo externo. Revisando el cuadrante energético, probablemente has intentado colocarte a ti mismo en él y, al hacerlo, encuentras un punto que es temporal —atribuible a hoy, pero no necesariamente a mañana o la próxima semana. Aun más, puedes haber asignado algún grado de juicio en cuanto a tu “ubicación” en el cuadrante, como si fuera tu casa o donde perteneces. Muchos de nosotros hemos tenido experiencias pasadas que parecen encerrarnos dentro de una expresión energética particular, la cual podemos sentir como congelada en el tiempo. Sin embargo esto es falso. Puedes indicar cualquier punto en el cuadrante y decir: “Aquí es donde estoy hoy”. Y puedes indicar otro y decir: “Aquí es donde elijo estar mañana”. La distancia entre los dos puntos puede ser medida en milímetros, aunque puedan parecer como años luz, alejados uno del otro para tu mente. La firma energética que emitimos al universo está compuesta de una energía tan refinada para ser indetectable por nuestros sentidos, pero es el combustible del cohete transformativo que alimenta nuestro avance dentro del Estado Más Deseado. Esto puede ser independiente de la dimensión del tiempo, las experiencias traumáticas pasadas, una crianza miserable o cualquier otra razón de ser que tu mente pueda conjurar.

Tal vez pienses: “¡Espera!, ¿No son las emociones las que definen mi campo energético?” Las emociones influencian tu campo energético, pero su definición es de intención y voluntad. Tú elijes el equivalente energético de ti mismo, y mantienes la elección en cada momento de tu vida en la Tierra. Tú elijes el campo energético que emites al universo. Esta es la semilla de energía que estableces o “siembras” en el “suelo” humano. Como toda cosa que evoluciona y se transforma, esta semilla requiere nutrición y cultivo. Para extender tu expresión de tus virtudes del corazón —practicándolas en toda situación de vida— verás tu estado emocional dando forma a tu campo energético, de tal modo que despertarás algún día y el universo se convertirá en el espejo de tu cuerpo energético, y finalmente encontrarás el ser interno que abraza todo.

Puedes observar el cuadrante como un escenario con tres diferentes roles. El Negativo Viral no significa que seas Satán encarnado, o un miserable convicto perdido en prisión. La mayor parte de la familia humana que vive en este estado son ciudadanos aparentemente muy responsables, educados y atentos de sus respectivos países, excepto por el hecho de que representan el espíritu humano y separan la familia humana en sexos, religiones, razas, preferencias, colores y segmentos de desintegración. Pueden ser doctores, maestros de la escuela dominical, bibliotecarios, policías, madres o ejecutivos de negocios.

No hay trabajo o posición social que los excluya. Lo que los distingue es que están propuestos a reprimir y separar, hay una causa detrás de sus acciones y esta causa los ancla en el Estado Negativo Viral (ENV). Para propósitos de este documento, me refiero a ellos como Gente ENV.

En la sección media se encuentran los que montan la serpiente de la oscilación emocional atada a las ondulaciones sociales impuestas por la cultura, religión y política dominantes, y los sistemas de educación. Me referiré a ellos como la Gente MELS o Montada en la Serpiente. La Gente MELS son la base de la humanidad, energéticamente hablando; agrupan el patrón general de cómo las emociones y las frecuencias energéticas de interacción humana se convierten en norma. La mayoría están interesados en la familia, el trabajo y el entretenimiento, pero también se interesan en lo espiritual y en los diferentes estados del despertar en relación a su campo energético. La Gente MELS están en el modo de búsqueda, por siempre buscando lo que sienten que perdieron en su vida. Están desilusionados por la aparente indiferencia de su Dios, y esta condición los mantiene en lo incierto, que a su vez los hace más reactivos a la vida.

Si tú estás reaccionando siempre al ambiente externo y a los impulsos inciertos de tu mundo interno vagamente sentidos, tenderás a ser dramático en tus oscilaciones emocionales y tu Campo Energético Humano Individual (CEHI) lo reflejará. La Gente MELS tiene un sentimiento prevaleciente de que hay más vida, de que un más alto propósito espera ser descubierto, si sólo pudieran encontrarlo. Esto se agrega a su sentido de incertidumbre y frustración, lo cual únicamente alimenta los impulsos reactivos cuando se combinan al estrés constante de la vida moderna.

En el lado Positivo Viral del cuadrante energético, la gente en esta categoría, conforme se aproximan al Estado Más Deseado, llegan a ser cada vez más conscientes de su campo energético de una manera similar a como un infante progresivamente llega a ser más conciente de su cuerpo físico. La Gente del Estado Positivo Viral (EPV) no son necesariamente “espirituales” en el sentido de que sean maestros de alguna religión ni necesariamente científicos en la búsqueda de los reinos energéticos. A menos de que una persona, sin importar su estatura en la vida, también esté expresando las virtudes de su corazón y esté fortaleciendo a otros para hacer lo mismo, ellos nunca entrarán al Estado Más Deseado, a menos de que sea por un instante radiante como un medio de activación —un llamado a su alma desde la Fuerza Diseñadora.

Así como la gente del ENV está anclada en su campo de energía por causa de la represión y la separación, la gente del EPV está anclada en su compromiso con la familia humana para trascender la miopía de dramas de pequeña representación. Los que están dentro del Estado Más Deseado tienen un compromiso inquebrantable con la causa de la transformación humana, desde la tendencia a lo material hacia la comprensión energética del corazón. Esa es la causa que los ancla.

Una clave para entender los cuadrantes energéticos es ver a la Gente ENV, MELS y EPV como miembros de la familia humana que informan a la energía colectiva o CECH (Campo Energético del Colectivo Humano). Desde una perspectiva de la totalidad, no hay equivocado o correcto, bueno o malo. Todos nosotros tenemos un papel que ejecutar en la extensa colección de energía. Sin embargo, la elección aún es nuestra sobre cómo deseamos trabajar con las energías entrantes más grandes que impactan nuestro planeta. 

Esta es una distinción importante entre los tres grupos primarios de gente, porque solamente la Gente del EPV es capaz de transmitir las energías entrantes, como un prisma transparente puede difundir la luz blanca en los siete rayos.

Como se ha dicho, un prisma en la oscuridad sólo es un trozo de vidrio. Así también es el campo energético humano —en la oscuridad es sólo un receptor. Si está en el ENV o es gente MELS, entonces está en un estado oscurecido, y desde este estado las entrantes energías desde el universo en su conjunto (Fuerza Diseñadora) no pueden transmitir las frecuencias energéticas que fortalecen y alimentan a la familia humana para su transformación. Ahora, para ser claro, estoy pintando con blanco y negro para impresionar. Hay que reconocer que existen muchas tonalidades de gris, pero la cuestión es que, con el fin tanto de recibir como de transmitir los energéticos más elevados del universo —para que tengan un efecto positivo en el objetivo de la transformación humana—, debes elegir el sendero para volverte y seguir siendo una Persona de EPV.

La práctica cuándo-cuál-cómo es una opción elegida que inmediatamente comienza a cambiar nuestro CEHI y alinea su trayectoria hacia el estado Positivo Viral. El Estado Más Deseado (el triángulo verde del cuadrante uno) es el centro gravitacional de los cuadrantes uno y dos, y es la posición más poderosa dentro del cuadrante energético para influenciar el CECH. En otras palabras si eres capaz, como resultado de tu aplicación consciente y deliberada de la práctica cuándo-cuál-cómo, de operar dentro del Estado Más Deseado, estás contribuyendo con una firma energética viralmente activa que puede influir a miles de personas que están también buscando el modo de convertirse en Positivo Viral, incluso aunque no lo intenten conscientemente.

Otro modo de observar el cuadrante es imaginar puntos de humanidad en su interior (ver abajo).

Imagina que cada gran punto representa 10 millares de CEHIs y cada pequeño punto representa un millar. Esta vista representaría la distribución de CEHIs dentro del CECH. Supongamos que esta vista fue una instantánea del CECH, y que podemos tomar fotografías a diferentes tiempos y analizar cómo progresa la humanidad en relación a su CECH. Esas instantáneas señalarían cuánto está evolucionando la humanidad emocional y energéticamente.

En el ejemplo de arriba, nota que la distribución de CEHIs es más densa a lo largo del eje de la serpiente. Esto indicaría que la humanidad, como un todo, está fluctuando entre los cuadrantes y operando en un comportamiento más reactivo en los eventos de la vida. También puedes notar que hay más distribución de CEHIs en los cuadrantes tres y cuatro, indicando que el Negativo Viral —particularmente en el Estado Menos Deseado— está generando una influencia más efectiva.
Hay mucho escrito y discutido acerca del inminente cambio dimensional. Mientras que éste tiene muchas facetas, el cambio real ocurre energéticamente entre la familia humana. Éste puede parecerse a la imagen
de abajo, si suficiente gente aprende a expresar las seis virtudes del corazón con un grado de consistencia. Como resultado, los “puntos” dentro del Estado Más Deseado se incrementarán y puede ocurrir un cambio más general de equilibrio energético dentro de la familia humana.

Desde el momento en que decidiste practicar las seis virtudes del corazón — vivir desde tu corazón— estás re-componiendo la rejilla de tu firma energética en resonancia con el cuadrante uno y con el Estado Más Deseado. Tú eres parte de la conciencia de la Tierra y al acercarte más al Estado Más Deseado no sólo eres parte del cambio, sino que eres una fuerza activa del cambio.

Todo inicia energéticamente. El cambio es una co-creación entre la Fuerza Diseñadora y la familia humana. Estos dos elementos están operando en una danza de resonancia. El cambio no es una cosa que le sucede a la humanidad, es una cosa que es co-creada por la humanidad y la Fuerza Diseñadora.

Como muestra el diagrama de abajo, nuestro sendero personal puede ser organizado dentro de cuatro orientaciones que recubren el cuadrante energético, y puede ser usado como una guía práctica. Esas cuatro
orientaciones consisten de las tres tendencias de la mente: Vicios del Ego, Complejo Tú y Complejo Yo (definidos enseguida), y la única afinidad del corazón: las Virtudes del Corazón. Aunque muy generales, esas orientaciones superponen otra dimensión de estructura al cuadrante energético.
Normalmente, al desarrollarnos en un periodo de vida, e incluso a través de los macro-lentes de múltiples periodos de vida, viajamos a través del cuadrante de los Vicios del Ego, los cuales tienen una orientación decididamente egoísta. Después nos movemos al Complejo Tú, donde nuestra atención está en las deficiencias del mundo externo, las cuales pueden incluir a la familia, los amigos, el trabajo o la sociedad en general. A continuación, suponiendo una trayectoria secuencial, pasaríamos un tiempo en el Complejo Yo, que es el cuadrante donde primero comenzamos a reconocer que nuestro ser interno es fundamental para nuestra felicidad y sentido de bienestar. Finalmente entramos a las Virtudes del Corazón, donde empezamos a cambiar nuestro foco de la comprensión de la verdad de la mente y la búsqueda de iluminación espiritual a la práctica más activa de expresar nuestras virtudes del corazón y los energéticos que contienen.

Muchos de nosotros saltamos de cuadrante en cuadrante dentro de un solo periodo de vida y, para ser claros, no hay una secuencia establecida. En otras palabras, cuando niño uno puede vivir en el cuadrante de las Virtudes del Corazón y a los 7 años de edad moverse a explorar el Complejo Tú. Más adelante en la vida, siendo un adulto joven puede vivir exclusivamente en el cuadrante de los Vicios del Ego. Cuando alcanza los 30 años de edad se puede cambiar al Complejo Yo y luego, debido a una experiencia que lo devaste, caer de regreso al Complejo Tú. Finalmente, a la edad de 45 regresa al Complejo Yo, y algo en su búsqueda interna reaviva su práctica y expresión de las Virtudes del Corazón no como emoción aleatoria, sino como la práctica fundamental que trae significado a su vida.

Este es simplemente un ejemplo de cómo cada uno de nosotros viajamos a través de esos diferentes cuadrantes y vivimos en ellos, en gran medida ignorando que ellos dan forma, de un modo importante, a nuestra contribución al CEHI y al significado de nuestra vida.

El cuadrante energético es una estructura para ayudarte a evaluar tu posición predominante y tu contribución al CEHI. Tú puedes hacer rápidas comprobaciones mentales para percibir tu posición dentro del cuadrante y, algunas veces, para incluso evaluar a la familia humana como un todo. Este no es un ejercicio para enjuiciar (al Complejo Tú), sino más bien es una estructura para hacer posible una comprobación intuitiva de tu progreso energético.

De la torpeza —con la práctica— llega la competencia.

De la separación —con la práctica— llega el prevaleciente sentido de unidad.

De la incredulidad —con la práctica— llega la evidencia.

Cuando practiques por primera vez vivir desde el corazón podrías sentir torpeza, separación e incredulidad, pero estos son estados temporales y, si persistes en tu práctica, serán sustituidos por la capacidad, unidad y evidencia.


+ + + + + + + + + + + + +
El propósito de este Blog es llevar a la comunidad hispano-hablante el material del sitio Web EventTemples.com, te animamos a que participes en él.


Translate