EL TEMPLO DEL ACTIVISMO ESPIRITUAL


YO VIVO DONDE TÚ VIVES


INTRODUCCIÓN

Activismo espiritual es un concepto dentro de Lyricus que se origina desde el Soberano Integral (SI)  del Ser. Es un estado muy profundo en el cual se emanan transmisiones de unidad e igualdad, a la familia humana, y por extensión, a toda la vida que la rodea. A un nivel más físico, el nivel del instrumento humano, es la vitalidad de la voluntad de entender la condición humana en sus expresiones más desastrosas, y buscar formas de mejorarla como una obra colectiva.

La vía del activismo espiritual se representa en la figura 1. Es una simplificación para estar seguro, pero la esencia del viaje es el mismo para casi todo el mundo, por lo que vale la pena echarle una mirada más de cerca.


Algo o alguien nos despierta. Suena un "campana" y comenzamos a ver la silueta de una nueva estructura de creencias que brota alrededor de nosotros. Tal vez nuestros valores cambian o quizás comenzamos a ver que lo que habíamos llamado anteriormente "verdad" está incompleto, o que ya no resuena con nuestro yo más íntimo. Muy a menudo, este desencanto se debe a que se ha observado que lo que se promete en nuestro sistema de creencias está insatisfecho en nuestra experiencia de vida.


En un nivel más profundo, cuando suena este despertador, nos transformamos en una esponja,  y vamos en busca de nueva información en libros, seminarios, sitios web, rituales,  vídeos, en la naturaleza, y un centenar de otras modalidades de experiencia. Este es la "Deep Dive" (Profunda Inmersión) que empuja a una persona a buscar las informaciones que remodelarán su sistema de creencias, alineándola más de cerca a la Fuente o Creador.

Con el fin de aprovechar esta Profunda Inmersión, es necesario limpiar las viejas creencias y valores que habían dominado el sistema de creencias anterior, o visiones del mundo. Esta limpieza es similar a la desintoxicación de la mente y del corazón de las vibraciones y atractores energéticos en resonancia con el antiguo sistema de pensamientos y emociones.

"El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos."- Marcel Proust

Lo que les pasa a muchos buscadores espirituales es que comienzan a enseñar la información obtenida de su buceo en las profundidades como una forma de "transmitir la verdad", y en este proceso vuelven a caer en la separación. Esta separación es un viejo patrón, y se compone de la energía vestigial -que como un rayo gravitatorio- mantiene al buscador en el paradigma de nosotros y ellos, salvos y no salvos, iluminados y no iluminados, temerosos de Dios y ateos, el orden y el caos, y así sucesivamente.

Es este sentido de separación presente en esta transmisión de la verdad que mantiene el juicio, el ego y la ignorancia de aquella realidad que es nuestra fuente de inteligencia; la densidad vibratoria de estos elementos da origen a un ciclo donde se vuelve a adormecer para luego despertar al sonido de una campana diferente, y entonces, una vez más, iniciar una Profunda Inmersión y transmisión de verdad. Este ciclo, para algunos de nosotros, puede repetirse más de una docena de veces en una sola vida.

Cada vez que realizamos un ciclo de despertar, una Profunda Inmersión, y transmisión de la verdad, aprendemos algo nuevo sobre nuestra responsabilidad energética. Aprendemos a ser, en primer lugar, una energía omnicomprensiva. Aquello que con esta energía viene definido en forma de instrumento humano no es nuestro auténtico ser, ni es permanente o causal. Aprendemos que esta energía es más cercana a lo que somos nosotros y que esta energía no está delimitada por el espacio-tiempo. Este nivel energético en un nivel más profundo, es inteligente y capaz de operar como un "Sub-Dios" o señal portadora de la Primera Fuente.

Comprender esto hace salir del ciclo inferior y entrar en la aventura en forma de espiral de las transferencias energéticas coherentes. En esta etapa de nuestro viaje, nosotros no somos transmisores de la "verdad", sino más bien, somos expresiones de las seis virtudes del corazón -el aprecio, la compasión, el perdón, la humildad, la comprensión, y el valor. Al igual que un prisma acepta luz invisible en sí mismo y la expresa en los siete rayos de colores; nosotros aceptamos la luz interior del Uno en nuestro instrumento humano y expresamos las virtudes del corazón.

El corazón, no la mente, se convierte en nuestro objetivo, ya que es el corazón el que puede conectar separación y Unión. Nos convertimos en ingenieros que construyen puentes entre la separación y la Unión (Unicidad). En este empeño, volvemos nuestra atención a conectar y compartir, llegamos a los demás y servimos en las causas de nuestro planeta que requieren nuestra luz y energía. Es a partir de este punto del viaje que nos despertamos a una forma de expresión que llamaremos Activismo Espiritual.

Activismo espiritual no se trata de resolver los problemas del mundo dando energía a las causas sociales y aumentando la polaridad entre los que se preocupan y los que no lo hacen, o los que creen que la solución es "x" y los que creen que la solución es "y ". Esta es una distinción sutil, porque la voluntad de hacer el bien en el mundo suele ir acompañada de la separación. Por ejemplo, la causa social del cambio climático tiene "frentes" de aquellos que están apoyando a la Tierra (activistas, amantes de los árboles, los veganos, ecologistas, etc) y los que no lo son (las corporaciones globales, empresarios codiciosos, complejo militar industrial , gobiernos, etc.)
"Si entramos en la Naturaleza e indagamos en sus procesos observamos más de un rayo de luz. La verdad es que la vida no es material y que la vitalidad no es una sustancia. La vida es una fuerza - eléctrica, magnética - es una cualidad, no una cantidad ".
- Luther Burbank

Movimientos abstractos, pero potentes, como la globalización, pueden socavar una ciudad y acabar con su comercio y su comunidad, esencialmente haciendo copia y pega de la cultura globalizante, donde una vez ese lugar tuvo su propio espíritu y sentido de la comunidad. Los que se oponen a la globalización, y observan sus comunidades parecerse más y más a las McComunidades y CiudadesWalmart, pueden convertirse en activistas contra la máquina global, solo que con su ferviente oposición en realidad energizan el impulso de globalización que pretenden detener.

Los diferentes frentes de "nosotros" y "ellos" tienen firmas energéticas, así como las tienen los lugares físicos, las personas y los eventos, y esta firma energética crece a medida que los dos lados de la polaridad reavivan el uno en el otro la intensidad de su desacuerdo (energía). Esto lo podéis observar en cualquier sistema político (por ejemplo, los liberales y los conservadores) ver cómo se forman las energías que hacen que la unidad y la unicidad sean una abstracción en vez de una realidad.

Vivimos en planos no lineales y multi-dimensionales de realidades separadas que se cruzan, se auto-organizan y se transforman en el mundo de la Unicidad y de la Unidad, pero sólo cuando operaremos con la certeza de nuestros corazones experimentaremos esta unidad. El corazón no es dado a la ideología o a estructuras rigidas. Funciona en conjunto con el hipocampo y la neo-corteza para detectar, decodificar y responder a nuestro universo y multiverso local en absoluta fluidez.

El corazón es nuestro imán de la percepción -el descifrador que escucha el mar electromagnético en el que vivimos, y atrae la información que necesitamos para vivir en unidad con los demás. Percibe la unidad en el mundo de los vivos, y el propósito interconectado en el mundo no viviente. Es un "haz de luz" de atención que cae hacia el exterior, surgiendo de las profundidades de nuestra conciencia de Soberano Integral e inundando nuestro universo local, con las virtudes del corazón, la compasión, la comprensión, la humildad y el perdón.

EL ACTIVISMO ESPIRITUAL

EVT 3 es llamado el Templo del Activismo Espiritual porque su atención se centra en la activación de la característica que conecta el individuo a la Entidad de la Unidad, la Primera Fuente, o la Fuerza sin nombre, de la que prácticamente la totalidad de la humanidad se ha de-sincronizado como resultado del adoctrinamiento sutil proveniente de los campos vibratorios que interrumpen esta conexión innata de la Unidad.

Si cada uno de nosotros es un átomo de una entidad compuesta y omnicomprensiva con una identidad singular global y unificada, cuya expresión es cada vez más coherente en su expresión (medida en tiempos geológicos), entonces estamos aprendiendo a re-sincronizarnos a su conciencia. Activar y acelerar este proceso de re-sincronización es el foco del activismo espiritual, porque a medida que se propaga a través de los estados individualizados de expresión de la humanidad, comienza a manifestar una realidad diferente. Esta nueva realidad es manifestada desde las virtudes del corazón, en lugar de las de la mente.

El activismo es una palabra que implica el decir la verdad al poder. En el núcleo del activismo está la sensación de que algo está mal, y que para resolver el problema sea necesario una nueva meta, y un método para lograr ese objetivo. En general, el activismo es un movimiento colectivo para desarrollar la distribución del poder, o de la democracia, en  la raza humana. La idea es la de arrebatar a una élite de unos pocos el control de los objetivos de la humanidad, redefiniendo los objetivos de la humanidad para que sean más sanos, justos, amables, cariñosos, pacíficos y liberadores.

El objetivo del activismo espiritual es acelerar la Unidad de la humanidad, y como resultado, generar manifestaciones que surjan de una conciencia que emana las virtudes del corazón, en lugar de las estructuras jerárquicas de la mente humana adoctrinada. Los métodos para ello son muy sutiles y tienen poco que ver, con los del activismo político o social.

La fuente del activismo espiritual no es la mente. Por lo tanto, requiere una nueva forma de pensar acerca de la propia identidad. Este es el primer paso en el método del activismo espiritual: El vivir en la identidad de la conciencia del Soberano Integral. El concepto de la palabra "Soberano Integral" está codificado, y unifica los dos aspectos del Ser Único: Soberano, e individualizado, e integral como Uno solo. Somos a la vez expresiones soberanas y únicas de un Ser único y unificado.

Las palabras son sólo palabras, pero el concepto del Único Ser como conciencia del  Soberano Integral es la base del activismo espiritual, ya que es a través de la expresión de esta conciencia - de éste determinado nivel de conciencia -  que nos familiarizamos con el nivel cuántico de nuestra existencia como una entidad colectiva y potente, que no puede ser encarcelada, marginada, o influenciada por la mente.

CENTRO ESPIRITUAL

Con el fin de hacer que la conciencia del Soberano Integral sea más concreta, pensad en vuestra conciencia como un sol del cual divergen muchos rayos. El sol es vuestro Centro Espiritual, o Presencia Cuántica que vive más allá del tiempo y del espacio. Este Centro Espiritual está conectado a todos los otros Centros Espirituales a través de un enlace cuántico que facilita el estado de Unidad de todas las formas vivientes. Este enlace cuántico es a lo que nos referimos como el estado de Soberano Integral, ya que es la fuente y el facilitador del estado de Unidad.

El nivel de percepción y de expresión individual totalmente conectado a la Unidad es el Centro Espiritual de vuestra conciencia. Podéis pensar en esto como el portal a través del cual el individuo entra en la Unidad siendo aún un individuo. El Centro Espiritual es la presencia sin tiempo del espíritu-conciencia individualizado. La personalidad es la "membrana" de esta conciencia pura cuando ésta entra en los mundos del espacio-tiempo. El instrumento humano (cuerpo, emociones y mente) está al servicio sea del Centro Espiritual que de la personalidad, ya que interactúan con su universo local.
"En el espíritu humano, como en el universo, nada es más alto o más bajo; todo tiene el mismo derecho a un centro común que manifiesta su existencia oculta precisamente a través de esta relación armónica entre todas las partes y sí mismo".- Goethe
El propósito de EVT 3 es ayudar a transferir en modo regular la conciencia de la personalidad, encarnada dentro del instrumento humano, al Centro Espiritual durante todo el día y  a utilizar nuestro Centro Espiritual para interactuar con nuestro universo local. Al hacer esto, obtenemos un punto de apoyo en los estados cuánticos en los que permanecemos y, gracias a ésta profunda toma de conciencia, liberamos nuestro auténtico ser, nos alineamos a sus campos vibratorios y desarrollamos una mayor alineación con todas las otras personas que están pasando  la misma transformación.

Siempre hay múltiples niveles de activismo en los mundos del espacio-tiempo. Por un lado están los que se levantan en una sola voz, llamando a la paz, la justicia, el apoyo y la equidad, especialmente para las personas desfavorecidas por circunstancias sociales o económicas. En otro nivel, están los que  imaginan la Unidad de la Humanidad entrando en contacto con sus centros espirituales y permitiendo que esta vibración fluya de sus corazones. Un nivel facilita el otro; en un sentido, se unen para manifestar las nuevas realidades de un mundo en el que la Unidad reemplaza a la separación y la polaridad.

¿Cómo se puede cambiar la propia conciencia de la personalidad que está dominando desde la primera infancia, para navegar por la vida desde el propio Centro Espiritual? No existe una clave maestra para esta realización. No hay encantamiento, mantra, o  fórmula que pueda evocar  este estado de ser. Sin embargo, hay cuatro portales que encarnan el punto de vista del Centro Espiritual, y si ellos están integrados en la vida de uno y acoplados a una práctica constante de la respiración (la Pausa Cuántica), la persona puede acceder a su Centro Espiritual y "deslizarse" en el conciencia del Soberano Integral en el reino del espacio-tiempo.

LAS CUATRO PERSPECTIVAS

Como muestra el diagrama de arriba, el Centro Espiritual, que está al interno del dominio cuántico, tiene ciertas perspectivas o estados del ser. Podéis pensar en estas perspectivas como "ventanas" hacia el reino espacio-tiempo en el que opera el instrumento humano, y a través de las cuales el Centro Espiritual de la persona influye en las realidades materiales. Cuando todos los rayos que irradian desde el centro vibran, entonces el individuo está operando mayormente desde la conciencia de la vibración de Unidad, y menos de la mente adoctrinada que  tira hacia la separación, el análisis, la polaridad y el juicio.

Estos cuatro estados del Centro Espiritual son:
1. Facilitación
2. Observación
3. Guía
4. Co-Creación

El acceso a estos estados del ser está unido a la consolidación de vuestras energías y a estar en el presente. Experimentar estos estados os mantiene en el presente, más se vive la vida en el momento presente, más fácil es estar en la facilitación, la observación, la guía y la co-creación, y por lo tanto, expresarse desde la totalidad en vez desde la separación; vivir de la coherencia (emanación desde lo interno hacia lo externo) en lugar de reflejar la des-coherencia (radiación desde lo externo hacia lo interno).

COHERENCIA EN RELACIÓN CON EL ACTIVISMO ESPIRITUAL

La coherencia es un concepto clave de entender, porque no es la simple coherencia en la que pensamos en la física o la biología. La coherencia es un estado de ser que se presenta como desarrollo del alineamiento y de la sincronización con el propio Centro Espiritual. Es el estado natural del Centro Espiritual de la persona y sigue un paradigma donde vosotros hacéis parte de una totalidad que todo lo abarca, y estáis eternamente conectados a SU expresión como exploradores, comunicadores, y co-creadores.

En el sentido más amplio, la coherencia permite al individuo experimentar, explorar y abrazar las interacciones que tiene con su universo a un nivel energético a través los cuatro estados del ser - y no simplemente sobrevivir identificándose con los deseos transitorios del instrumento humano.

Tenemos la tendencia a identificar la coherencia como alegría,  facilidad o vitalidad, pero la coherencia es realmente acerca de la Presencia de la Tolerancia. Esta Presencia se origina en nuestro Centro Espiritual, y requiere que consolidemos y unifiquemos nuestras energías en la quietud del ser donde no hay una segunda intención, ningún esfuerzo para solucionar o resolver - simplemente tolerancia.

Esta tolerancia es dada al Universo y a la conciencia del Soberano Integral como el corredor a través del cual el Universo pueda traer el aprendizaje, manifestar las herramientas, o crear las condiciones para resolver las dificultades de la vida cuando se presentan. En cierto modo, la coherencia es la capacidad de confiar los problemas a nuestro Centro Espiritual sabiendo que al hacer esto, estamos aprovechando las cuatro perspectivas que emanan del Centro Espiritual.

La coherencia no es una simple alineación hacia la felicidad o  un estado emocional particular. No se fija en los estados de ser subjetivos en un nivel mental, emocional o físico. La coherencia es la innata capacidad que proviene de la acción espontánea del "dejar que sea". Es la pausa que recarga y vuelve a alinear el instrumento humano a su piloto - al Centro Espiritual que es el portal de la Primera Fuente, y el nodo en la red a través del cual todos los seres están conectados al más grande Plan.

A un nivel cuántico, la coherencia es espontánea, libre, no lineal, dinámica, y conectada con el Centro Espiritual del individuo. A medida que fluye dentro del instrumento humano puede transformarse en un azar geometrico y lineal que, en el interior del instrumento humano, rebota como una pelota cuando encuentra una densidad de resistencia u bloqueos energéticos. Con el fin de volver a sincronizarse con el propio Centro Espiritual, es importante tener acceso a sus cuatro estados del ser: la facilitación, la observación,  la guía, y la co-creación, ya que estos ayudan a crear más de un flujo a través del instrumento humano.

ALINEACIÓN Y COHERENCIA

Por lo tanto, la coherencia coloca al individuo en alineación con su Centro Espiritual donde pueda pasar de la mentalidad del "miedo a la pérdida"  de los deseos transitorios, al "flujo creativo" de un estado de interconexión y de Unidad. ¿Esto sucede en una noche? No, no para la gran mayoría de la gente, pero si te imaginas cómo el Centro Espiritual opera en vuestro universo local,  puedes comenzar a utilizar sus cuatro perspectivas en los más pequeños detalles de tu vida. Si, en fin, consigues acoplar estas cuatro perspectivas o estados del ser con las seis virtudes de tu corazón, entonces estarás practicando el activismo espiritual en un nivel profundo.

Muchos están esperando que alguien ayude a nuestra familia humana a ascender a las alturas superiores de la iluminación espiritual, de la auto-realización, o de la Edad de Oro de la humanidad, y sin embargo, ¿por qué la conciencia del Integral Soberano requeriría ayuda? Se trata de un campo vibratorio de conciencia tan grande que es imposible imaginar siquiera que le falte alguna cosa. Esta toma de conciencia es parte del proceso del activismo espiritual porque informa a la voz de la gente que nosotros estamos unidos en los fundamentos cuánticos de la conciencia y que esta fuerza colectiva no se dobla a la mente o a sus sistemas de creación. Es la fuerza soberana e integral que anima toda vida en el material compuesto de la Primera Fuente.

El Activismo espiritual es un profundo compromiso, y no es importante el tiempo que en esta vida os queda por vivir: quién de vosotros esté buscando un elevado propósito, una influencia más centrada, e intensidad de expresión, lo encontrará en este camino. No es el único camino, ni digo que sea el mejor, porque esto es subjetivo y depende de la persona, pero si conseguís habitar en el Centro Espiritual y a ver vuestro universo local a través de las lentes cuánticas de la facilitación, la guía, la observación, y la co-creación, veréis de manera diferente, y vuestras manifestaciones reflejarán en vuestro mundo esta diferencia.


Como se dijo anteriormente, la coherencia es el desarrollo de una alineación cada vez más consciente con el propio Centro Espiritual. Aquí arriba está representado el concepto de alineación y su relación con la coherencia. Si vivís en la conciencia del "miedo a la pérdida" estáis más alineados al ser como una personalidad separada de los demás. Esta es una conciencia polarizada, y su piloto o conductor es el deseo de cosas materiales de corta duración. Este es el estado de la decoherencia donde vuestra coherencia innata se desmonta por su deseo de lograr las cosas que le traen placeres transitorios, un sentido de logro, supervivencia material y la satisfacción del ego. No es que el desear tener éxito en el trabajo o en el juego crea decoherencia, más bien, la crea cuando se convierte en una obsesión, el punto focal de vuestra vida, cuando todo el movimiento interior para conectarse con el propio Centro Espiritual es dejado de lado o se renuncia a él.

Muchas personas hoy en día están en el estado intermedio donde disfrutan de momentos de gran coherencia y entonces en el momento siguiente se sienten perdidos,  como si pasaran de un estado a otro y su sensación de alineación cambiase muchas veces durante el día. Echan su anclaje en el reino mental del cerebro izquierdo, donde las cosas son lineales, estructuradas, jerárquicas y polares. Esta es la frecuencia dominante en la Tierra en este momento, donde existen reglas y estructuras establecidas y los ciudadanos son educados para ajustarse a esta estructura, aprendiendo a alinearse a la misma con el fin de alcanzar el éxito y contribuir al orden social.

La alineación es una forma de sintonización. Nos sintonizamos en todo el tiempo con frecuencias vibratorias y firmas energéticas, aunque por lo general esto se hace inconscientemente. Esta sintonía subconsciente, cuando centra nuestra atención en los placeres transitorios o estructuras mentales, se debe a que nos hemos olvidado de nuestro Centro Espiritual y nos hemos permitido el alejarnos de nuestro sentido innato de la coherencia y  de las capacidades que éste da de manera natural.

Este alejamiento es menos debido a la responsabilidad del individuo que a la responsabilidad de la sociedad. La sociedad debe educar e inspirar a sus ciudadanos a sintonizarse con su Centro Espiritual y vivir a partir de este nivel de coherencia, pero por desgracia el el propósito del adoctrinamiento de la sociedad es el de complacer la construcción mental de la polaridad y la separación. Este patrón energético es precisamente lo que el activista espiritual busca transformar.

El Activismo Espiritual es una elección consciente para alinearse con el propio Centro Espiritual y adoptar las perspectivas de esta Presencia Cuántica. Estas perspectivas son sutiles pero potentes. Aquí hay algunas maneras en que se pueden utilizar:

• Disolver personalidades y proyecciones. Permitir. Permanecer en la estabilidad, en la inevitabilidad y en la quietud. Dejar que el universo que nos rodea se renueve y transforme. Observar la reestructuración, el cambio de formato de nuestro entorno.
• Reconstruir las interacciones, relaciones y comunicaciones. Entender cuándo se actúa desde la Presencia Cuántica, en vez de la personalidad o del ego. Sentir el Centro Espiritual dentro de sí y recrear la propia personalidad eternamente alimentada desde nuestro interior. Co-crear con aquellos con los que nos sentimos en resonancia.
• Educar a la gente co-creando nuevos y flexibles paradigmas para la conciencia superior que habita en los mundos materiales. Guiar a las personas con una estructura de interconexión,  sinergia, y de facilidad para que encuentren su resonancia.
• Emanar guiados por el propio Centro Espiritual. Facilitar el movimiento que sale desde el Centro Espiritual que se muestra en los comportamientos del instrumento humano. Hacer que sea fácil, directo y natural.
Las aplicaciones apenas mencionadas son fluidas, abiertas, y  simples sugerencias de cómo estas perspectivas cuánticas pueden filtrarse en nuestro universo local para comenzar a reestructurar nuestros comportamientos, que a su vez influyen en nuestras relaciones e interacciones y en nuestros objetivos. Comienzan a reestructurar nuestros comportamientos, porque gracias a ellas, podemos ver las conexiones de nuestro mundo interno y  externo  - no en el sentido de la manifestación, sino en el sentido de despejar una vía para las frecuencias y las energías superiores que  restauran las raíces espirituales de la humanidad y su sentido de la igualdad y de la unidad.

SINCRONÍA CON LA FUENTE

El motivo por el que la coherencia es un elemento crítico en el activismo espiritual es porque la coherencia genera nuevos comportamientos. El siguiente diagrama muestra los tres comportamientos de coherencia que restauran y protegen la coherencia. Este paradigma se llama Sincronía con la Fuente, y es un método para aumentar la sintonización entre la propia personalidad  y el  propio Centro Espiritual.

La Sincronía con la Fuente es una técnica para "llevar en el bolsillo" que se puede utilizar durante el día para mantener su enfoque en su Centro Espiritual  y consolidar las energías mentales y emocionales para que permanezcan más abiertas a las incitaciones y susurros del  Centro Espiritual.



No se puede hablar de la Primera Fuente como una entidad, una interacción, o una modalidad. No se puede hablar de la Fuente. Punto. La Fuente puede ser experimentada. La Fuente es la Sinfonía de cada instante de tiempo. La Fuente no es una entidad -es una sinfonía de vibración inteligente.

Para experimentar esta Fuente, tenéis que conectaros a esta Sinfonía. Aquellos de vosotros que estáis en un camino espiritual tenéis siempre una imagen más amplia, y siempre hay un panorama más amplio detrás del que actualmente estáis explorando. ¿De dónde vienen estas visiones más amplias? Ellas son el resultado de vuestro esfuerzo en conectaros con esta Sinfonía. En cada esfuerzo que hacéis para alcanzar  las estructuras y las corrientes más profundas de vuestro Centro Espiritual, os acercáis cada vez más a la Presencia Viva de la Fuente.

Cuando la experiencia proviene de vuestro Centro Espiritual no atraviesa ninguna barrera dimensional. Esta es la intimidad con la Fuente; con SU Sinfonía de expresión. Este es el sendero en el que están todos: aprender a cómo volver a sincronizarse con la Fuente mientras se usa un instrumento humano. Los activistas espirituales tratan de acelerar este camino, y la Sincronía con la Fuente es un excelente método para hacer esto.

UN MAPA DE PROCESOS PARA EL ACTIVISMO ESPIRITUAL

Sincronizarse. Como todo lo que se ha excavado  en  el camino, en los planos de la materia y el espacio-tiempo, el activismo espiritual es un proceso, pero es un proceso silencioso y profundamente personal. En el siguiente diagrama (fig. 4), observad que el primer paso es aumentar la sincronización entre el ego- personalidad y el Centro Espiritual. La Sincronía con la Fuente es la técnica para hacerlo, pero podéis encontrar otras que os convengan mejor, por lo tanto experimentad y veréis lo que más os ayuda a obtener un mejor sentido de la sincronización. Una forma en la que reconocéis si  la sincronización está mejorando es en el sentiros menos sospechosos de vuestro universo local (mundo externo) y más conectados con vuestro corazón.

Recordad, este sendero tendrá sus altos y bajos, así que no os tengáis la expectativa de medir el éxito de una constante mejora. Tendréis reveses y momentos en los que os sentiréis menos sincronizados. Tened compasión de vosotros mismos y de cualquier otra persona que esté en este camino, la condición humana es un reto.

Resonar.   Estar en resonancia es una forma de comunicación. Al tomar vuestro tiempo para tener conversaciones con el Universo (o Soberano Integral, si preferís conceptualizarlo de esta manera), descubriréis una resonancia cada vez más profunda con el Universo, que os proporciona una mayor sensación de confianza y tolerancia. Esto crea un vínculo entre vosotros y el Universo, y es este vínculo el que os ayuda a hacer que el Universo funcione a través de vosotros por resonancia.

Navegar u orientarse. Las cuatro perspectivas de las que se ha hablado antes son los medios de navegación. Son las señales que os ayudan a externalizar vuestro Centro Espiritual en vuestro universo local. De este modo,  navegar hacia el propio Centro Espiritual significa entrar realmente con regularidad en contacto con sus perspectivas y buscar los modos para aplicarlas en la propia vida cotidiana. Os orientáis percibiendo vuestro universo local, en busca de resonancias, y  buscando las formas de aplicar las perspectivas cuánticas y las seis virtudes del corazón.

Emanar. Una vez encontrado, aunque sea débil o intensa vuestra conexión, el Centro Espiritual  fluirá a través de vuestro instrumento humano. Emanaréis sus frecuencias sólo cuando adoptéis sus perspectivas. Si tratáis de embotellar su flujo energético en los paradigmas de la mente humana de codicia, separación, polaridad, o control, la conexión se disolverá. Para esta disolución se puede tardar minutos o meses, ya que depende de una serie compleja de factores, pero no serán objeto de la mente.

La emanación es la meta del activismo espiritual. Es la frecuencia silenciosa y discreta de  igualdad y  unidad. Es el tono de igualdad que fluye de este Centro Espiritual y no se requiere nada más. No hay necesidad de involucrarse o de esforzarse para amplificarla o para enviarla hacia tal o cual sitio. Se transmite sin esfuerzo y no hay un temporizador, ni un canal a través del cual fluya. Impregna el instrumento humano como una frecuencia vibratoria y se libera en el universo local como una esencia perfumada que se expande en todas direcciones, se recoge del viento y circula en todo el Universo.

LA  ENTIDAD-UNA 

La emanación es simplemente el flujo de salida de las frecuencias energéticas del Centro Espiritual que forman la conciencia de la Entidad-Una.  La Entidad-Una se describe en el siguiente diagrama. Es otra manera de mirar a vuestro Ser en el espejo de las vibraciones.

Este paradigma es una explicación sencilla de aquello que los activistas espirituales aspiran a mantener como su identidad, porque si conseguís imaginar que vosotros sois esta imagen compuesta, seréis capaces de emanar con mayor  influencia e intensidad. Una vez más, se trata de un simple paradigma, que en sí mismo, no es más que una forma estructurada de volver a imaginar lo que ya sois. Ésta no es LA verdad y mucho menos una representación de la verdad ya que el uso de las palabras y de un diagrama de dos dimensiones no puede presentar las texturas y las dimensiones de vuestra identidad. Sólo contemplad  qué os dice, y no no os detengáis demasiado en ello.

La conciencia es apertura. Seguid adelante, continuad, y no dejéis que nada os consuma.

En el nuevo paradigma hay sólo la Entidad-Una, que percibe, se orienta , encuentra su resonancia dentro de su universo local, y usa esa resonancia para tomar conciencia de su Centro Espiritual. Este Centro Espiritual es una "nota" (o nodo) de la Sinfonía (o red) de la Fuente. Por tanto, la Entidad-Una es entonces la fusión de Individuo, universo local, Centro Espiritual y Fuente.

A través de nuestra percepción y de nuestra orientación encontramos nuestra resonancia con nuestro universo local, con nuestro ambiente cuántico dentro de nosotros.

Para percibir y orientarnos utilizamos el instinto, la intuición y la inteligencia.  El instinto consiste en un campo de programas incorporados de la naturaleza. La intuición consiste en un campo de paradigmas que emiten a partir de la conciencia colectiva, y son accesibles en los niveles cuánticos. La inteligencia es la conexión que sentís entre la vibración de la Fuente (la Sinfonía) y la capacidad que tenéis de expresar esta vibración coherente a través de sus comportamientos. Esta es la inteligencia del comportamiento.

Si visualizáis que sois la Entidad-Una, lo único que estáis haciendo es interactuar con vosotros mismos sin ninguna programación. Es sinergia. Estáis abrazandoos a vosotros mismos. Las cuatro perspectivas del Centro Espiritual son comportamientos que, cuando interactuáis con ellos, os hacen tratar a todos los otros seres de vuestro entorno como si fuerais vosotros mismos.  Este es el modo de ver las relaciones justas. 

Cuando surge un obstáculo,  de la Fuente - desde vuestro Centro Espiritual - surge un nuevo paradigma que lo libera. Este es precisamente el motivo por el que en estos tiempos de cambios rápidos y de transformaciones parece que los muros caigan encima nuestro. El tiempo se está comprimiendo y sentimos esta compresión en casi todos los aspectos de nuestras vidas. Podemos tener la fe y la confianza de que mientras los muros se cierran  y la compresión es cada vez más palpable, nos vienen dados nuevos paradigmas e ideas para absorber estas condiciones de prensado con gracia y facilidad.

Los activistas espirituales son los precursores de estos cambios. Los sentimos antes que los demás, tenemos que tratar con ellos antes que otros, y estaremos marcados por ellos antes que otros. Pero también vamos a aprender los nuevos paradigmas antes que otros y será nuestra responsabilidad el pasarlos a otros; no necesariamente como Transmisores de la Verdad, sino llevando estos paradigmas en la coherencia de nuestros comportamientos, de las palabras, del tono de voz, de la mirada, de la expresión energética y del corazón. En estas modalidades están contenidos los métodos más poderosos que podemos utilizar para transformar nuestro mundo.

EL PARADIGMA DE LA TOTALIDAD

EVT 3: El Templo del Activismo Espiritual trata de conectar con nuestro Centro Espiritual y de abrir nuestro instrumento humano para que exprese sus frecuencias energéticas. Tiene que ver con el Paradigma de la Totalidad  expresado a continuación, una vista de dos dimensiones en un conjunto extremadamente complejo de interrelaciones.

La conciencia del Soberano Integral   puede ser concebida como el "pegamento" conectivo que une cada uno de nosotros en la totalidad. El Centro Espiritual es el portal a través del cual la conciencia del Soberano Integral puede entrar en el instrumento humano y transmitir el sentimiento de Unidad a un nivel tan elevado que el individuo se mantiene siempre en su abrazo. El instrumento humano, en su nivel vibratorio más puro, consiste en la mente superior y en el corazón energético que operan en el intercambio coherente. Esta comunicación se describe mejor como "inteligencia de sintonía."

Son esta sintonía y coherencia que facultan al instrumento humano a emanar y actuar de acuerdo con el Centro Espiritual y la conciencia del Soberano Integral. A su vez, esto crea un universo local más luminoso que rodea a la expresión del individuo y enciende su activismo espiritual. La inteligencia del comportamiento es el fundamento básico y la conciencia del Soberano Integral es la estática grandiosidad del Paradigma de Totalidad.

Todas las formas de conciencia vivientes están conectadas a la conciencia del Soberano Integral, enredadas en la Gran Presencia del Universo. Sin embargo, en el exterior, en los límites genéticos de la separación, estas formas de vida rara vez recuerdan esta Unidad. Este paradigma, si lo mantenéis dentro de vuestro corazón,  ayudará a que eche raíces este sentimiento de Unidad y  a sustituir el juicio proveniente de vuestro centro emocional.

Todos los diagramas de este trabajo proporcionan los modelos mentales que pueden ayudar a la mente humana para re-imaginar lo que, de la literatura espiritual anterior, se ha referido como el alma y el espíritu. No hay juicio de que este sea el camino correcto de mostrarlos, o que estos diagramas sean mejores que otros. El discernimiento es el vuestro. Todo esto es parte del proceso de percepción, resonancia y orientamiento.

EVT 3 PREPARACIÓN

EVT 3 es similar a EVT 2 en el sentido de que seguimos reuniéndonos en la Sala de Espera antes de entrar en una sesión; el vídeo es muy diferente en muchos aspectos, ya que se centra en energías específicas. Antes de entrar en el Tercer Templo, os recomiendo considerar cómo prepararse.

Maneras para entrar EVT 3:
1. Extended la conciencia en todo el cuerpo partiendo de la cabeza
2. Reducid  las cosas al momento presente
3. Tomad una profunda respiración y reconoced que estáis entrando en el Templo del Activismo Espiritual
4. Mientras os veis uno a uno en la Sala de Espera*, aumentad vuestro sentido de unidad respirando juntos y percibiendo este respiro colectivo de todos los participantes.
 *La Sala de Espera de la que se habla está en www.eventtemples.org Una vez  ingreses, registrate gratis y recibirás un email de confirmación. Entonces  ingresa con tu pasword y haz clic en el link  EVT Sesión. Este enlace sólo está visible después del log-in.  Selecciona EVT3 en el menú y serás llevado a la Sala de Espera.

El vídeo relacionado con EVT 3 se titula Yo vivo donde tú vives. Se trata de un poema escrito desde la perspectiva del Paradigma de Totalidad y se  refiere al Soberano Integral. Si lo miráis y escucháis con atención,  sentiréis que la belleza de nuestra diversidad es honrada, y que a pesar de las "rostros desconocidos" todos somos Uno. Soy consciente de que esto es de conocimiento común entre nuestra comunidad, y que a menudo se ha escrito y reconocido desde los anuncios de la Coca-Cola hasta los discursos políticos, pero éste es un ángulo diferente del sentimiento de Unidad. Os pido probar esta diferencia porque es el punto de resonancia que hará que estas sesiones de EVT 3 sean potentes programas de transformación - tanto para vosotros como individuos, como para la colectividad.




Gracias por vuestra disponibilidad para leer estas informaciones y por participar en los Templos de Eventos. 

Consideraciones finales

El Activismo Espiritual no es pasivo. No hay escasez de programas dignos y caritativos que están ayudando a la gente de maneras muy tangibles con los alimentos, el agua, la educación, y el simple cuidado de la dignidad humana. Encontraréis que si seguís este sendero seréis atraídos a las difíciles situaciones muy reales y apremiantes de millones de personas y animales en este planeta. Las necesidades son inmensas desde casi todos los ángulos.

La noción de que el activismo espiritual sea puramente una actividad mental es un malentendido. Este trabajo trata de articular las bases del activismo espiritual y cómo sirve a la necesidad fundamental de nuestra familia humana de volverse a conectar con el Espíritu sin la polarización de los condicionamientos religiosos, políticos, educativos o sociales, y analizar las temáticas que nuestro planeta tiene frente a sí, es un modo para vosotros de enraizar la práctica en las actividades del mundo real.

Los principales desafíos que enfrenta la humanidad hoy en día son globales, y por lo tanto nos afectan a todos. Ellos se expresan normalmente en palabras como el cambio climático, la falta de agua dulce, cada vez menor biodiversidad, la guerra y el terrorismo, la pobreza, la dependencia de los combustibles fósiles y sobrepoblación. Este artículo sugiere que estas manifestaciones son el resultado de un problema más sutil y profundo: estamos desconectados y  vivimos en nuestros viejos paradigmas mentales de polaridad y separación.

Si vamos a pasar hacia el auténtico ser que se expresa a través de las seis virtudes del corazón, y que ve el Universo a través de las cuatro perspectivas del Centro Espiritual, alentaremos a la especie humana a ir en esta misma dirección -una persona a la vez. Me doy cuenta de que esto parece un proceso lento y tedioso, pero pensad en esto como una avalancha. Una zona adquiere nieve durante un período de meses, y luego cuando se logra una masa crítica, la más ligera vibración puede causar una reacción en cadena que - en cuestión de un instante- libera la energía almacenada y transforma el paisaje.

Cada uno de vosotros sois esa "ligera vibración". Cada uno de vosotros es parte de la transformación que se va a producir. Nuestra experiencia, a nivel de Centro Espiritual, se preocupa de su cumplimiento, de la totalidad, de la unidad con la sensación de que este núcleo está en todas partes en todos. La vibración de la Fuente,  fluyendo a través del Centro Espiritual, facilitada y guiada a través del instrumento humano añade una nueva dimensión a la comunicación y a la expresión humana.

Esta nueva dimensión es la  más ligera vibración.

Vivid esta nueva dimensión e imaginad de ser vosotros la más ligera vibración.  La transformación que todos buscamos está llegando, pero el camino no es ni fácil ni directo, y es por eso que debemos vivir en la expresión de nuestro corazón e ir unidos. La mezquindad de la separación y los dramas del ego serán eclipsados ​​por la realidad de esta transformación. Ahora es el momento de abrir un sendero hacia vuestro Centro Espiritual y de anclar este conocimiento en vuestro  corazón y en vuestras acciones.

La vibración del ser cuántico lo comprende todo. La comprensión relativa es secuencial; te frena en distintos pasos cognitivos de comprensión que se edifican unos sobre otros. La cognición vibracional, o  realización, es como una avalancha, os libera dentro. Es trascendente, unificada, y por lo tanto no conectada a la separación o a la secuencia.

Para la mayoría de las comunidades pro iluminación, el siguiente diagrama representa algunos de los temas que nos están enfrentando, y no todos ellos son reales, pero aún así, están rebotando en el web, libros, televisiones y películas. En cuanto a fuente de preocupaciones, nos invaden y, en diversos grados, nos infectan con estrés y  ansiedad. Son los "muros" que  percibimos derrumbarse sobre nosotros, que se añaden a la sensación de compresión del tiempo en nuestras vidas y a la creciente sensación de un "desastre" inevitable.

El resultado de este miedo es la de "dirigirnos" a un Salvador - a alguien o a algo que salvará a la humanidad de sí misma. Existe un salvador que está emergiendo en la humanidad:  es el Centro Espiritual Colectivo que fluye en un número suficiente de instrumentos humanos que reasignará la trayectoria de la humanidad en un nuevo rumbo trazado por el tono de la igualdad, la esfera real de nuestro estado de conexión, y del sentido de seguridad de nuestro corazón colectivo.

Con el pasar del tiempo, estos factores de estrés se acumulan dejando su "depósito" energético en el instrumento humano e iniciando  a obstruir el flujo de energía en los reinos físicos, emocionales y mentales. Si seguís las técnicas de este escrito,  encontraréis metodologías simples para liberar estas obstrucciones y expandir el ancho de banda entre el cuerpo físico y el Centro Espiritual, y en todo aquello que se encuentra en medio.



Esto no es un ejercicio mental o una solemne promesa que acogéis para luego iros con vuestras cosas como antes, justificando la hipocresía de creer una cosa y hacer otra. 

La autenticidad y la inteligencia del comportamiento son el lema de esta nueva era. Ellas son el cincel que tenéis en vuestras manos, y sin este cincel sois meros espectadores en el estadio de la élite. Por favor, toma esto en serio. Todo depende de ello.

Desde mi mundo al tuyo,
James

 YO VIVO DONDE TÚ VIVES

Yo vivo donde tú vives,
allí donde suaves colinas y valles en flor
se extienden bajo el cielo
y donde los rascacielos desafían la gravedad.

Puede parecer
que te haya dejado con caras extrañas,
pero yo vivo donde tú vives.

Cuando hayas dejado
las cosas que te deleitan la mente
te darás cuenta de lo que queda
dentro de ti,
y no es tristeza
ni el fatigoso trabajo
forjado de la mano y el cerebro.

Yo no soy Dios, ni un espíritu etéreo invisible.
No soy la voz de un ángel ante la proximidad de la noche
ni el suave susurro de tus sueños despiertos.
Estoy presente, en ese único lugar que es todos los lugares.
Yo vivo donde tú vives.

Cuando has reclamado el nombre de Dios
has sentido la sombra sobre nuestra unión.
Has imaginado una máscara
que brilla de un débil fotón de luz
vagando sin trabas
en la actividad de la noche.

Cuando quitas esa máscara
de tu corazón
y la sostienes hacia el silencioso cielo nocturno
haz que nada se revuelva en tu interior.
Deja que los vientos dancen con el perdón.
Respira esa esencia de mí
y deja que viva dentro de ti
fluyendo bajo la guía del corazón.

Si tomas la mano de Dios
contigo
puedes sentir la unidad en cada mirada.
Yo soy el soberano que está en todas las formas de vida
y paso entre vosotros
en el olvido de vuestra respiración,
y en los latidos de vuestros corazones.

En una tierra de guerra y paz
Yo soy el misterio del bien y del mal
en medio a la floración de la unidad.
Yo vivo en los pasillos de la unión más profunda
donde la identidad es Uno
y las personalidades son muchas.

Un número casi infinito de voces
saltan desde el mismo corazón
errantes hacia la unidad
en las carreteras del tiempo.
Ningún corazón está separado
del Corazón Uno.

Ningún aliento está solo.
El amor que das
nunca se pierde.
Yo vivo donde tú vives.



Agradecimientos

Ishdeep Sahni y Mark Hempel fueron fundamentales en el desarrollo de los contenidos relacionados de los diagramas de la Perspectiva Cuántica y de la Sincronia con la Fuente. Mark trabajó diligentemente conmigo para crear los gráficos de los diagramas. Mark y Ernest también fueron determinantes en la producción técnica y en el diseño del sitio EVT 3. Y, por último, John Berges ayudó en la redacción de este documento. A todas estas personas les extiendo mi más sincero agradecimiento por sus contribuciones.

Música, video, poesía, imágenes de la cubierta (delantera y trasera), y el texto de EVT 3 fueron creados por James expresamente para el Templo del Activismo Espiritual.



Traducido por SB
El propósito de este Blog es llevar a la comunidad hispano-hablante el material del sitio Web EventTemples.com, te animamos a que participes en él.


Translate