Ver índice aquí

SECCIÓN 1. Introducción
Visión Global
Templos de Eventos-Práctica de Grupo
La Práctica Cuándo-Cuál-Cómo
El Corazón Energético y Sus Seis Virtudes

INTRODUCCIÓN

El corazón representa el templo de la humanidad. Uno no puede concebir la unidad mediante el cerebro o el Kundalini, pero la brillantez del corazón puede reunir los organismos aparentemente más diversos, incluso a través de distancias remotas. Este experimento, de la unificación de los corazones a través de las distancias, espera a sus trabajadores. (Agni YogaCorazón)

Visión Global 

En agosto del 2007 un importante documento titulado, “Vivir desde el Corazón” fue publicado por el maestro Lyricus, James. Este documento apareció en un nuevo sitio de Internet, EventTemples.com, el cual es el tercer sitio realizado por James, siendo los otros dos WingMakers.com y Lyricus.org. 

El propósito primordial de Event Temples (Templos de Eventos) es proporcionar herramientas educativas a los individuos para que las usen en el arte y la ciencia de la auto-maestría emocional. Como muchas de las personas que leen esta guía pueden saber, el componente más único y dinámico del sitio de Internet Templos de Eventos es la sesión del Templo de Evento. Ésta consiste en que los miembros registrados en todo el mundo se reúnan en el sitio a un tiempo preestablecido para transmitir las energéticas del corazón hacia objetivos pre-establecidos en algún lugar del mundo. Sin embargo, tan poderosa como sea la reunión de la comunidad cuántica, el éxito de la transmisión de las emociones positivas es muy dependiente de la destreza obtenida en la práctica cuándo-cuál-cómo, que es la habilidad más necesaria para esforzarse por conseguir la auto-maestría emocional.

Templos de Eventos-Práctica de Grupo

Por lo tanto, antes de que entremos en los detalles de esta práctica, quiero abordar el nivel grupal porque es donde los individuos tienden a colocar el mayor valor. Eso es solamente natural porque nosotros los humanos somos animales sociales. Nosotros disfrutamos reunirnos y apoyar el uno al otro, así como a aquellos que lo necesitan. Eso no es sólo una buena cosa; es una cosa necesaria, especialmente en nuestro mundo actual.

Sin embargo, ¿qué pasa si fuéramos un grupo de músicos novatos que tienen la oportunidad de ejecutar una gran sinfonía para recaudar fondos para las víctimas de una gran catástrofe? Si simplemente miramos en el futuro la emoción y el honor de la ejecución, ser el centro de atención, pero no estamos dispuestos a gastar las horas necesarias de práctica individual para perfeccionar nuestras habilidades, ¿qué tipo de sinfonía crees tú que produciríamos? La respuesta es obvia. La práctica individual cotidiana no es glamorosa comparada con la ejecución grupal, aun así una ejecución hermosa y estimulante no puede tener éxito con la falta de una práctica diaria. 

Eventos mundiales como meditaciones por la paz, días de oración mundial, actividades semejantes a la Convergencia Armónica, etc., generan mucha energía y entusiasmo en los individuos que quieren reunirse en grupos para aliviar el sufrimiento y la injusticia. Por otro lado, casi todo el entusiasmo y la mayoría de la energía se evaporan cuando estos eventos llegan a su fin y los individuos regresan a sus vidas cotidianas. Pero, es precisamente aquí, en la rutina diaria de la vida que nosotros debemos hacer el trabajo de controlar el desorden emocional de nuestras vidas. Sin el desarrollo de nuestra destreza de la auto-maestría a nivel individual, la enorme mayoría de las reuniones grupales para meditaciones y actividades de visualización podrían enviar buenas vibraciones dentro de la atmosfera emocional; podrían hacernos sentir bien en el momento; podrían proporcionarnos algún entretenimiento; pero serían grandemente inefectivas en la reducción de la densa toxicidad emocional suspendida en nuestro planeta. 

A pesar de eso, una gran mayoría de estos esfuerzos de meditación grupal son una buena cosa. Sin embargo, su efectividad en conjunto, es reducida severamente si, al final de estos servicios de meditación grupal, los participantes regresan a sus vidas personales llenas de caos emocional. En otras palabras, el trabajo grupal debe ir mano a mano con el trabajo individual. El trabajo que hacemos para ayudar a otros en todos estos esfuerzos de meditaciones mundiales será incrementado con más fuerza y efectividad si somos capaces de agregar energía y un esfuerzo persistente dentro de la práctica cuándo-cuál-cómo en el nivel personal. 

Regresando a las actividades grupales de los Templos de Eventos, nosotros podríamos preguntar, “¿Quiénes participan en esta actividad?” Son personas de diferentes razas, naciones, religiones, y características culturales. Ellos pueden parecer, en el exterior, diferentes, pero ellos son idénticos en el interior porque comparten al menos una cosa en común –ellos desean ayudar a sus semejantes. Y aunque existen miles de organizaciones humanitarias alrededor del mundo trabajando día y noche para aliviar el sufrimiento humano, la comunidad cuántica reunida en los Templos de Eventos representa la extensión y expansión de los esfuerzos humanitarios en el reino subjetivo de las emociones. 

Este trabajo no es como la consejería psicológica ofrecida a las víctimas de tragedias como accidentes, crímenes violentos, o desastres naturales. El trabajo de los Templos de Eventos consiste en entrenar individuos para transmitir subjetivamente aspectos específicos de amor. Este trabajo emplea técnicas que usan términos que son más familiares a los físicos que a los teólogos o psicólogos –términos como campos, embrollos, resonancia, coherencia, y no-localidad. Estos términos implican un campo de unidad fundamental subyacente que energéticamente conecta a todos los humanos en todo el mundo –conectando no solamente a humanos, sino a todas las formas de vida de todo el planeta. 

Los participantes de los Templos de Eventos (practicantes) además no le están pidiendo a Dios para que interceda. Los practicantes, como una comunidad cuántica coherente, están aprendiendo a enfocar, dirigir, y transmitir emociones positivas. Estas emociones positivas son las sub-energías del amor universal. Es en esta palabra “amor” donde los practicantes de los Templos de Eventos pasan rozando el campo de la religión. Eso es debido mayormente a las enseñanzas religiosas de nuestro pasado, en las que a los humanos se les han enseñado que Dios es Amor. Dios ES amor, pero Dios es solamente un Ser religioso amoroso. Dios es un también un científico amoroso, un artista amoroso, un educador amoroso, un administrador amoroso, un economista amoroso, un arquitecto amoroso. En otras palabras, Dios es expresable en cualquier campo del esfuerzo humano. 

El punto es que la religión no necesita tener un monopolio en la definición y uso del amor. Lo mismo es verdad con la palabra “espiritual.” Esta noción tiene sus orígenes en la cultura del pasado y se acentuó más cuando, en la Era de la Razón, la religión reclamó el corazón y las emociones, mientras que la ciencia reclamó el dominio físico. Por lo tanto, la religión y la ciencia impusieron sus propias interpretaciones de la realidad en la civilización occidental y en mucha de nuestra presente civilización global. 

El concepto detrás de los Templos de Eventos hace añicos esta separación innatural entre el corazón y la mente. No es el propósito de esta guía explorar las complejidades detalladas del corazón y la mente, pero conforme exploramos la práctica cuándo-cuál-cómo, el corazón y la mente serán vistos más y más como colaboradores –diseñados para trabajar como un equipo unificado e integrado. 

En este nuevo tipo de psicología, la palabra “espiritual” es liberada de los confines del dominio religioso. De este modo la palabra espiritual puede ser considerada como ese poder transcendente y transformacional que alivia el sufrimiento infundado y restaura la totalidad. Consecuentemente, los individuos participantes en la transmisión intencional de amor universal están ejecutando un servicio espiritual con la re-integración del corazón y la mente. Este trabajo es espiritual porque intenta restaurar la totalidad, la calma, y la coherencia donde había separación, temor y caos.

La Práctica Cuándo-Cuál-Cómo

La habilidad fundamental necesaria para la transmisión energética del amor universal es la práctica cuándo-cuál-cómo. “Vivir desde el Corazón” es el texto fundamental que sienta las bases para el adiestramiento en la auto-maestría emocional.

El concepto de los Templos de Eventos crea la aplicación grupal del cuándo-cuál-cómo. Más importante, sin embargo, es la práctica cotidiana del cuándo-cuál-cómo a nivel individual. Es aquí, en el punto de nuestras vidas diarias, que necesitamos emplear esta práctica –aquí en donde iniciamos nuestro viaje en la auto-maestría emocional.

Nuestras habilidades como transmisores en las sesiones de los Templos de Eventos dependen y son una reflexión de nuestras habilidades en la práctica diaria del cuándo-cuál-cómo. Debe enfatizarse aquí que no estamos hablando de perfección en la práctica como un prerrequisito de los participantes en los Templos de Eventos. No, pero estamos definitivamente enfatizando la necesidad de un esfuerzo en la práctica diaria personal de uno. Sin este esfuerzo y persistencia, nuestras contribuciones al servicio de la comunidad cuántica para la humanidad estarán en un mínimo. De hecho, esta es la razón para esta guía. Es un esfuerzo para proporcionar un recurso adicional para cualquier persona que quiera optimizar su “habilidad en acción.”

En la auto-maestría emocional de detalles pequeños y cotidianos, viene la oportunidad para extender la auto-maestría a cuestiones más grandes. Nuestra capacidad incrementada de auto-maestría emocional en medio de nuestro círculo familiar, amigos, y compañeros de trabajo incrementará la fortaleza y calidad de nuestras contribuciones a las sesiones de los Templos de Eventos donde la comunidad cuántica sirve a nuestros hermanos y hermanas en crisis.

Así pues, el punto básico es este: las sesiones de los Templos de Eventos son un servicio potente, vital, e importante de la comunidad cuántica, pero la efectividad incrementada de las sesiones son dependientes de nuestra efectividad incrementada en la auto-maestría emocional a nivel individual. Y está efectividad incrementada puede solamente ser conseguida empleando persistentemente la práctica cuando cuál-cómo en nuestra vida diaria.

El Corazón Energético y Sus Seis Virtudes

El corazón energético es el sirviente del alma. El alma es el agente receptor y distribuidor de amor divino. Penetrando y circulando a través del campo sub-cuántico, el amor divino es la parte vital de Dios que interconecta el universo entero. Este amor divino es inteligente y opera en el mundo humano mediante las seis cualidades básicas. Estas son las seis virtudes (energéticas) del corazón de agradecimiento, compasión, perdón, humildad, entendimiento, y valor.

Consecuentemente, cuando trabajamos con las seis virtudes del corazón, estamos atrayendo la inteligencia del amor desde el campo sub-cuántico del alma, mediante el portal del corazón energético y lo proyectamos “al exterior” dentro de nuestro campo de energía individual en la forma de las seis virtudes. Además, podemos transmitir estas virtudes dentro de los campos de aquellos que están a nuestro alrededor y al final dentro del campo de energía colectivo de la Tierra. En el documento “Vivir desde el Corazón” estos dos campos son identificados como el Campo Energético Humano Individual (CEHI) y el Campo Energético  Humano Colectivo. (CEHC)

Todos los seres humanos tienen esta capacidad, pero muy pocos la usan. El conocimiento, entrenamiento, y disciplinas para acceder a estas energías espirituales que emanan del alma, por medio del corazón, han sido dados a la humanidad por sabios y maestros antiguos. Estas enseñanzas han tomado la forma de sistemas religiosos, filosóficos, y psicológicos. Tales entrenamientos únicamente podían darse a unos pocos debido al aislamiento de los individuos, a la dificultad para viajar, y a condiciones generalmente difíciles de la existencia humana en el pasado.

Desafortunadamente, hoy muchas de estas mismas condiciones existen en miles de millones de personas en todo el mundo, pero también hay muchos millones que tienen la capacidad de ayudar a aquellos que todavía viven en condiciones que son equiparables a la Edad Media. La diferencia entre ayer y hoy es que ahora nosotros tenemos el poder del Internet mediante el que miles de personas pueden ser entrenadas como una comunidad para dirigir sus energéticas del corazón colectivamente hacia millones de personas en necesidad.

De este modo, nosotros los humanos tenemos esta capacidad, se nos están dando estos recursos para nuestro entrenamiento, y tenemos un sistema global de comunicaciones a nuestra disposición. Y respecto a las seis virtudes del corazón, ellas siempre han estado con nosotros, y han estado esperando pacientemente para servirnos. El elemento restante es nuestra elección para usar estos recursos para el mejoramiento de nosotros mismos y de la humanidad.



El propósito de este Blog es llevar a la comunidad hispano-hablante el material del sitio Web EventTemples.com, te animamos a que participes en él.


Translate